Domingo VI de Pascua

Todos los cristianos estamos llamados por Cristo a ser el “fermento”, la luz y la sal del mundo para poner amor donde hay odio; para poner paz donde hay violencia; para poner solidaridad donde hay egoísmo. Hagamos todo por amor nada hagamos por fuerza, solo el amor queda. Ama a tus hermanos y Dios te amará a ti , esto quiere y nos manda el Señor: AMA , AMA.